18 de octubre de 2011

El escudo de Madrid


Escudo Madrid1Escudo Madrid2

El emblema de Madrid siempre ha dado lugar a controversias, más o menos fundadas, sobre sus variaciones sucesivas. Ya en el siglo XIII, durante el reinado de Fernando III el Santo (1199?-1252) figuraba el oso, probablemente por los muchos que abundaban en la región, según afirma el “Libro de Montería” del rey D. Alfonso XI, donde se dice que Madrid “era buen lugar de puerco y oso”.

Escudo Madrid3Escudo Madrid4 1381

Posteriormente se pintaron en la piel de éste las siete estrellas, que después pasaron a la orla del escudo y que los genealogistas afirman que es una alusión a la constelación llamada vulgarmente El Carro. Hay quien defiende la teoría, creo que descabellada, de que es porque la villa de Madrid se hallaba ubicada en la Carpetania, y que Carpentum quiere decir carro en latín.

Escudo Madrid5 1569Escudo Madrid6 XVIII

Tampoco hay aclaración suficiente sobre la presencia del madroño al que se abalanza el oso en las modernas armas de Madrid, y sólo se consigna que el motivo de esta actitud del animal ante un árbol, hacía alusión a reñidos pleitos que hubo en el año de 1222, entre el Ayuntamiento y el Cabildo eclesiástico de la Villa, sobre unos derechos a ciertos montes y pastos en las cercanías del castillo, los cuales concluyeron con una concordia en la que se estableció que perteneciesen al Ayuntamiento de la Villa todos los pies de árboles y al Cabildo todos los pastos.

Escudo Madrid7 dragónEscudo Madrid8 dragón

El litigio casi salomónico tuvo como final y para su memoria que se pintase para el Cabildo una osa paciendo en la hierba y que para el Ayuntamiento se la pusiese incorporada a las ramas de un madroño. También se ha pintado algunas veces un dragón alado como emblema de la villa, en alusión al que dicen que se halló esculpido en Puerta Cerrada, pero este mal llamado dragón no era sino una culebra, según el mismo dibujo que estampa el maestro López de Hoyos y su copia pintada, en el techo de una de las salas del Archivo del Ayuntamiento de Madrid.

Escudo Madrid8

Las armas, en fin, de la Villa de Madrid son hoy, de plata, el madroño de sinople terrasado de lo mismo, frutado de gules, acostado de un oso empinante de sable y superado por una corona cívica de sinople; bordura de azur, cargada de siete estrellas de plata y, al timbre, corona real”. Esta última concedida por el emperador don Carlos V, en las Cortes de Valladolid de 1544, a los procuradores de la Villa de Madrid, que pidieron este honor para su patria.

Fuentes: "Madrid Villa y Corte" de Pedro Montoliú Camps, "Ayuntamiento de Madrid", "Archivo Histórico Regional", "Sociedad Española de Librería", "Museo Municipal de Madrid".

M@driz hacia arriba© 2011 | Manuel Romo 

6 comentarios:

  1. Nuestro escudo, como nuestra historia, está lleno de misterios, pero es precioso.
    Gracias, Manuel
    un beso

    ResponderEliminar
  2. Apoyo rotundamente tu aserto, Mercedes, es precioso.
    Gracias a ti.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Hola Manuel:
    Con oso o con osa, con sus siete estrellas, con su madroño... es un escudo rotundo, con personalidad, sin los rasgos recurrentes en la heráldica (torrecillas, armaduras, leones...). Todo un acierto, a pesar de que en aquellos no se había inventado el marketing.

    Un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
  4. Hola Jesús,
    Hombre, el oso es un poco soso, valga la rima, pero dice mucho de nuestro Madrid primigenio. Pero que no nos lo cambien, que su historia quizá sea de las más antiguas del mundo mundial.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Manuel. Totalmente de acuerdo, el escudo es precioso como esta y punto.
    Respecto a la siete estrellas, yo he leido en algún sitio, que podia hacer referencia a los siete cerros que habia, pero me suena mucho a Roma y sus siete colinas.
    Da igual, esta bien asi.

    Un abrazo.

    José Casado

    ResponderEliminar
  6. Hola José,
    La verdad es que teorías hay unas cuantas, aunque la más aceptada es la del carro celeste. Guarda relación la Osa Mayor y la osa del madroño. En fin, que versiones "haberlas haylas" y si "dicen que dizan", mientras no nos toquen...el escudo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar