28 de mayo de 2014

Puerta de Hierro



La Puerta de Hierro es un arco monumental, que a diferencia de las puertas de Alcalá, Toledo o San Vicente, se encuentra en las afueras del casco urbano, al noroeste de Madrid. Data de principios de la segunda mitad del siglo XVIII (1751-1753) y fue erigida durante el reinado de Fernando VI para dar entrada a una de las reservas de caza de la monarquía española, el Real Sitio de El Pardo. 

©M@driz hacia arriba

El diseño de la puerta se debe al ingeniero Francisco Nangle y su construcción se encargó al arquitecto Francisco Moradillo, que contó con la colaboración del escultor de Carrara, Giovanni Domenico Olivieri (1706-1762) y con la del maestro rejero Francisco Barranco

©M@driz hacia arriba

Para construir esta puerta de estilo barroco clasicista, se utilizó piedra blanca de Colmenar de Oreja y granito. Consta de un arco central de medio punto, rematado por un frontón sujeto por dos contrafuertes y dos pilastras dóricas toscanas. Todo el conjunto está decorado con bajorrelieves que hacen referencia a motivos de caza y militares. Coronan el frontón el escudo real entre banderas y flanqueado por dos esfinges.

©M@driz hacia arriba

Las pilastras se rematan con elaborados jarrones de los que brotan unas llamaradas y uniendo todos estos elementos arquitectónicos, una fantástica verja de hierro forjado obra del rejero Barranco. Hoy en día y desde 1991 la puerta se encuentra a pocos metros de su emplazamiento original, en una isleta ajardinada en la confluencia de la autovía A-6 y la autovía de circunvalación M-30. 

  
M@driz hacia arriba©2006-2014 | Manuel Romo

8 comentarios:

  1. Hola Manuel:
    Enhorabuena por el artículo y por las fotos, con todos esos detalles de la puerta. Te imagino jugándote el tipo, esquivando los coches que pasan a uno y otro lado, para acceder a la isleta donde está el monumento. A mí la Puerta de Hierro me parece preciosa; es una lástima que, con la ampliación de la Carretera de La Coruña, tuvieran que cambiarla a ese emplazamiento, donde pasa completamente desapercibida, rodeada de autovías y carriles de incorporación.

    Abrazos, Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jesús,
      La verdad es que su visita se hace un tanto complicada. Lo he intentado en otras ocasiones pero no veía la manera, como bien dices, sin jugarse el tipo. Un día fui con la moto, me eché al arcén cuan motero averiado y aprovechando el engaño... ¡clic, clic, clic!
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Sí que es una puerta preciosa, a mí me encanta, pero quizá es la gran olvidada, por eso que comentas, que está fuera de Madrid. Un post muy bonito, Manuel, la Puerta se lo merecía, y las fotos extraordinarias, nunca vi esos detalles tan bien.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mercedes,
      No es tan monumental como sus compañeras urbanas, pero no por ser el patito feo no se iba a merecer su post de gloria.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Hola Manuel, es realmente bonita y además asociada al tándem real Fernando-Bárbara, lo tiene todo. Debo ser muy mayor porque recuerdo perfectamente los volantazos que había que dar para esquivar la rotonda de su antiguo emplazamiento en medio de la carretera de la Coruña. ¡A la velocidad a la que se iba, casi se derrapaba!
    Ya nos contarás cómo se llega hasta ahí. Enhorabuena por el post.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio,
      De hecho el tándem estaba levantando por las mismas fechas las Salesas Reales.
      No quiero deprimirte pero si has visto la Puerta en esa rotonda y la gasolinera a su vera, ¡enhorabuena!, tienes ya una edad respetable. Respecto a cómo llegué a "fotearla", ya le cuento a Jesús, mediante la picaresca española, que no es poca.
      Gracias por estar ahí, abuelo. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Manuel. Cuantas veces he pensado en como llegar a ella, para "afotarla". Esta bien lo de la moto, yo había pensado en la bici. La puerta es preciosa, y demos gracias a que. a pesar de la M-30, no haya desaparecido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José,
      Lo de la bici no te lo aconsejo, pues por allí los coches pasan como caballos "desbocaos". El acceso es tan peliagudo que quizá por eso haya tan pocas fotos de la puerta. Esperemos que siga allí por muchos años.
      Un abrazo.

      Eliminar