1 de junio de 2011

Plaza Mayor (parte II)

Plaza Mayor1 1920ca
La Plaza Mayor de Madrid, albergaría todos los actos importantes de la vida de un Estado: mercados populares, fiestas solemnes, torneos reales, procesiones, corridas de toros, ejecuciones, recibimientos oficiales y autos de fe de herejes condenados por el Santo Oficio.
Plaza Mayor2
Sus excesivas dimensiones le confieren un carácter austero, desnudo, sin ambiente, sin intimidad. Un rectángulo arquitectónico que sigue recordándonos el rigor de la Contrarreforma. Es uno de los proyectos de mayor envergadura realizados en consonancia con los principios del Renacimiento y el Barroco italianos.
Plaza Mayor3 1920Plaza Mayor4
Gómez de Mora, al crear la obra de su vida, tomó en consideración las tradiciones arquitectónicas de Castilla, así como las fachadas y los perfiles de los tejados característicos de la arquitectura borgoña de los Países Bajos. Es un ejemplo del eclecticismo tal y como se manifestó en el siglo XVII.
Plaza Mayor5 1950caPlaza Mayor6
Gómez de Mora entregó a Madrid una plaza de ciento veinte metros de largo por cien metros de ancho, bordeada por una sobria hilera de viviendas adosadas de cinco plantas, con 477 ventanas y balcones, capaz de alojar a 3.700 personas. En el centro del costado sur se ubicaba la Carnicería, mientras el lado norte albergaba el edificio más importante, la Casa de la Panadería, denominada así, pues en sus bajos tenía lugar la justa distribución del pan.
Plaza Mayor7 1955Plaza Mayor8
Las cuatro plantas superiores de esta parte de la plaza, estaban reservadas para la casa real. Las dos pequeñas torres herrerianas, ilustran aún hoy en día este carácter real del edificio. Preside el centro de la plaza una estatua de Felipe III a lomos de un caballo al paso, realizada en bronce en 1616 por Pietro de Tacca y Giambologna (conocido por Juan de Bolonia, o también por Jean Boulogne), escultor flamenco procedente de Kortrijk.
Plaza Mayor9Plaza Mayor10
En la Casa de la Panadería se ha dejado de hornear el pan, en los balcones de las plantas superiores ya no se urden conspiraciones, las fanfarronadas sobre las victorias militares se han apagado. El sonido estridente del hacha cortando la cabeza, el piafar de los caballos, los bufidos de los toros, el chisporroteo de la leña y las lamentaciones de los herejes, todo ello pertenece al pasado. En su lugar se escucha el murmullo de los coleccionistas de sellos y monedas los domingos por la mañana.
Plaza Mayor11 1961Plaza Mayor12
Sólo hay mercado en los días de invierno anteriores a la Navidad. En verano los turistas invaden las terrazas obligados a someterse a la melodiosa música del violín, la tortura de los guitarristas aficionados y la tiranía de la cuenta prohibitiva. Pero esto también es la Plaza Mayor.

M@driz hacia arriba© 2011 | Manuel Romo

15 comentarios:

  1. Qué bonito, Manuel,
    te ha salido bordado.
    La Plaza Mayor te ha inspirado, da gusto leerte.
    un beso

    ResponderEliminar
  2. Hola Mercedes,
    Gracias, pero ¿a quién no inspira esta plaza?
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Manuel:
    En tu caso, las segundas partes son mejores incluso que las primeras. Enhorabuena!!

    Las comparativas son fantásticas, el mimetismo de las tomas me hace pensar que debes ser tener mucha, mucha paciencia (gran virtud).

    Además de los precios prohibitivos, el olor a fritanga, los lolailos y el sonido de los violines, últimamente ha surgido una nueva fauna: las estatuas vivientes y los derivados de éstas, como Spidermanes orondos, cabras recubiertas de espumillón, Bobs Esponjas varios y cabezas de la Casa del Terror que asustan al turista escondidas dentro de una mesa. Pero, como bien dices, eso también es la Plaza Mayor...

    Ah, se me olvidaba!! Y grupos religiosos reunidos para orar y cantar!! Empieza el espectáculo!!!

    Un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
  4. Las fotos son preciosas, aunque un tanto nostálgicas.
    La plaza sigue siendo maravillosa, pero...¡Que pena! de tanta vegetación desaparecida. He visto en alguna parte, una foto antigüa en la que se ven los raíles del tranvía, y muchos árboles y setos por doquier. Ahora nos vendrían estupendamente, y la plaza sería mas bonita si cabe.
    Gracias por tu blog, aunque no te comente, te veo siempre y me encanta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Esta plaza es una de las más bonitas de Europa. "Un trocito de Austria" en Madrid, jejjeje. En serio, es una plaza preciosa. Un post muy bonito y necesario.

    Un saludo

    Robert ;)

    ResponderEliminar
  6. Qué bonita está con árboles, alguien debería tomar nota, aunque lo dudo, estorbarían para poner kioskos

    ¿Os dáis cuenta del privilegio que es vivir en un lugar como Madrid? :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Ya lo dije en la primera parte, esta plaza me encanta. Es curioso, cuando estoy en ella y desde su centro miro a su alrededor, es como.... que me siento orgulloso de ella, como si fuera mía (de mi posesión).

    Manuel, vaya curro que te tienes que pegar para encontrar el punto exacto dejar las fotos niqueladas... menudo trabajazo, el cual desde aquí, vuelvo a felicitarte por ello.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias a ti, Jesús, que miras el blog con ojos benévolos.
    Con las comparativas disfruto, y las cosas que se hacen con gusto y sin prisas suelen dar buen resultado, aunque mi paciencia saca de quicio a más de uno de mi entorno.
    ¡Me has leído el pensamiento Jesús!, ya está en rotativa un especial de personajes pintorescos que pueblan la plaza. Voy a exprimir mi visión de tan maravilloso lugar hasta aburriros, si no me aburro yo antes, que no creo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hola Doña Umé, cuánto tiempo, te creía en deserción, ¡es broma!, aunque no comentes, te intuyo.
    La verdad es que la plaza tuvo tiempos mejores en cuanto a estética y funcionalidad, pero ya se sabe que la época del granito y eliminación de sombras y bancos, no perdonó tampoco a este historiado lugar.
    ¿Algún alcalde vendrá que las cosas rehará?

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Hola Robert,
    Tu lo has dicho, ¡y qué trocito!, vale por toda la tarta. Con razón la llamaron la madre de todas las plazas.
    Gracias.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Paco,
    Quizás algún día nuestros equipos urbanizadores se den cuenta de que tantos solariums no son buenos para la salud, aunque tampoco confío en ello. Al contrario, hacen todo lo posible para que lo de vivir en Madrid, no sea un privilegio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Hola Bélok,
    Muy egoísta por tu parte, jeje, pero me parece que vas a tener que compartir la plaza con unos cuantos, porque novios/as enamorados/as tiene...ni se sabe.
    Y de currazo, nada, ya se sabe que sarna con gusto no pica. A todos los que estamos en esto y amamos esta Villa y Corte, no nos supone casi esfuerzo escribir y hacer "afotos" para ensalzarla.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hola Manuel. Perdon por añadir tan tarde mi comentario, pero estaba un poco liado. Me adhiero a todos los que estan anamorados de esta plaza, y da gusto ver como va cambiando su aspecto, pero sigue siendo lugar nde encuentro de madrileños y foraneos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Hola a todos.

    Me he pasado alguna vez por este blog (al que llegué por primera vez a través del de Bélok), pero nunca había comentado. Esta vez siento la necesidad de hacerlo ;)

    Manuel, como ya te han dicho repetidas veces, las fotos comparativas que haces no tienen precio. Siempre que paseo por algún barrio histórico me pregunto: ¿y esto que estoy viendo, lo veían exactamente igual quienes pasaban por este mismo sitio hace X años/siglos? Esa curiosidad queda satisfecha, en la medida de lo posible, con tus fotos.

    Comparto la sorpresa de ver la plaza llena de árboles... ¡Nunca me había imaginado la plaza Mayor de esa manera! Cierto es que tal y como está actualmente la plaza gana en majestuosidad (o al menos eso creo), pero resulta menos habitable. Personalmente, nunca me ha gustado el urbanismo/arquitectura que considera los espacios y edificios como fines en sí mismos, y no como parte de ciudades habitadas por personas, a cuyas necesidades y deseos deben dar respuesta. Eso sí, como monumento turístico no tiene precio. Pero es que yo, cuando veo a los guiris tomando el sol tirados en el suelo en mitad de Madrid... no lo puedo evitar pero algo se me revuelve por dentro. Puede que el venir del áspero clima extremeño (tan parecido al del centro de la península) me haga preferir las sombras al aftersun. Cuestión de gustos, supongo.

    Enhorabuena por el blog. Ten en cuenta que son muchos los que te leen, aunque no siempre te lo digamos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Hola José,
    No hay ningún problema, si tu pides perdón por el retraso, ¡imagínate yo!, ¿me pudriré en el infierno?.
    Un abrazo.

    Hola Javier,
    Te digo lo mismo que al amigo José, te pido perdón por el retraso en contestarte. Diversas circunstancias me han alejado de este querido blog. Espero seguir con las comparativas, que a juzgar por vuestros comentarios, tanto agradan y tanto me divierte hacerlas.
    Me alegra que te hayas decidido a comentar y además de forma tan sensata, exquisita y agradable.
    Gracias por los elogios Javier, trataré de seguir dándole vidilla al blog mostrándoos, dentro de lo posible, los cambios que va "padeciendo" nuestro maltratado Madrid.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar