22 de noviembre de 2010

San Francisco el Grande

S. Fco. el Grande J.Cebrián XIX
Vaya esta pequeña aportación gráfica sobre la Real Basílica de San Francisco el Grande y la Gran Vía de San Francisco, como complemento y contribución a los magníficos artículos publicados recientemente por Bélok y Jesús en Viendo Madrid y Pasión por Madrid ,respectivamente. Después de tener el artículo confeccionado y casi en la “rotativa”, era una pena desechar el trabajo, pues la labor estaba ya terminada y me apetecía mostrarla.
S. Francisco1 1906
Este es un enfoque, como reza el encabezado del post, comparativo. Enfoque de lo mucho o poco que se han modificado nuestras calles, barrios, plazas, comercios, etc. Cambios, a veces tan radicales, que han hecho que nuestro querido Madrid, dependiendo de qué zonas, sea totalmente desconocido. En definitiva se trata de comparar gráficamente los testimonios de lugares y edificios emblemáticos que, también gráficamente, nos legaron dibujantes, ilustradores, arquitectos y fotógrafos de siglos anteriores, con el entorno que nos ha tocado vivir en este siglo XXI.
S. Francisco3 1920ca
Unas veces para bien y otras no tanto se han efectuado cambios que han mejorado o empeorado nuestra calidad de vida. Mejor una calle empedrada o asfaltada que no embarrada. Mejor pasear por una calle frondosamente arbolada que por un erial asolanado. Antes paseábamos por bulevares hoy prácticamente extintos. Cada calle tenía bancos para hacer un pequeño alto en nuestros paseos. Podíamos refrescarnos en las entonces numerosas fuentes, es más, era corriente que nuestras madres en sus bolsos, junto a la merienda, llevaran un vaso plegable para saciar nuestra sed. 
S. Francisco5 1930ca
Nos comunicábamos de tú a tú con cualquier transeúnte en “medio de la calle”. El teléfono, avance fabuloso, con su tecnología punta nos comunica pero sin contacto físico. El aumento del tráfico rodado nos atrona, atropella, sustituye espacios verdes a la vez que apaga nuestros pulmones. Jardines en plazas y parques como el Retiro han desaparecido o quedado reducidos a la mínima expresión por el crecimiento demográfico e industrial. Y cómo no, la especulación de los que ostentan cualquier forma de poder ha hecho que en tan solo cincuenta años a Madrid no lo reconozcan ni nuestros abuelos.

Fuentes: "Madrid Villa y Corte" de Pedro Montoliú Camps, "Urbanity", "Postales Antiguas de Madrid" de Ediciones La Librería, "La Ilustración Española y Americana", "Ayuntamiento de Madrid", "Archivo Histórico Regional", "Viejo Madrid", "Sociedad Española de Librería", "Museo Municipal de Madrid".

Madrid hacia arriba© 2010 | Manuel Romo

19 de noviembre de 2010

Teatro Apolo



Madrid conoció en la segunda mitad del siglo XIX el mayor crecimiento teatral de su historia. Teatros como el Español, Novedades, Variedades y Circo Price compitieron con el Martín, Eslava, Lara, Apolo, Comedia o Príncipe Alfonso. A estos se unían el Bretón, Buenavista, Recreo, Cava Baja, Liceo Cervantes, Liceo Ríus, Platerías, Pintoresco, De la Risa, De la Sartén y otros de corta vida o de temporada, al ofrecer sólo representaciones en verano. Ante la oferta existente se acordaron cuatro representaciones: Antes de cenar, después de cenar, después de la tertulia y la cuarta para trasnochadores. Nacía el teatro de funciones por horas. ¡Un real costaba la entrada!.

Teatro Apolo2 grabado XIX

En 1861 había en Madrid 575 sociedades casino, 145 de baile, 139 de música y 123 dramáticas, con nombres como Rigoletto, El Club de los Lindos, La Deliciosa o El Elegante. Los salones del Prado, Recoletos, Circo de Paúl o Alhambra se convertían en salones de baile y surgieron otros como el jardín del Circo Price, los jardines Tívoli, los jardines Paraíso, el Eliseo Madrileño y los Campos Elíseos. En casas particulares, sobre todo de la nobleza, se representaban obras, todavía en 1864 había 722 marqueses, 588 condes, 166 caballeros de Santiago, 82 duques, 74 vizcondes y 67 barones. 

Teatro Apolo3

En 1870 el primitivo convento de los carmelitas descalzos fue demolido para construir el Teatro Apolo, un templo de la música que si bien al principio se dedicaba a poner obras de Echegaray, pronto se convirtió en la sede del teatro lírico estrenando “La Verbena de la Paloma”, con el sobrenombre de “El boticario y las chulapas o Celos mal reprimidos”, “La Revoltosa”, “Agua, azucarillos y aguardiente” o “La Gran Vía”, esta última estrenada en el Teatro Felipe y luego cuatro temporadas en el Apolo.

Teatro Apolo4 1920

En los últimos diez años del siglo se produjeron 1500 títulos de autores como los hermanos Álvarez Quintero, Arniches, Benavente, Vital Aza o Fernández Shaw con música de Chueca, Chapí, Bretón, Torregrosa o Serrano. El Teatro Apolo, antes Teatro Moratín estuvo situado junto a la iglesia de San José, en la calle de Alcalá, y abrió su puertas entre 1873 y 1929. Tras su demolición se levantó en su lugar el edificio del Banco de Vizcaya.


Madrid hacia arriba© 2010 | Manuel Romo

4 de noviembre de 2010

Viaducto

1Viaducto
Desde el siglo XVI numerosos arquitectos estudiaron la forma de unir el Alcázar con la iglesia de San Francisco el Grande y así cubrir la necesidad de comunicar el norte con el sur, pero no se retomaron los trabajos hasta la segunda mitad del siglo XIX. Un proyecto ideado en 1859 fue declarado de utilidad pública en 1861. En 1868 la arquitectura de hierro fue la gran protagonista aunque los materiales tuvieran que traerse de Francia o de Inglaterra y eso encareciera mucho las obras.
2Viaducto 
Este tipo de construcción permitió levantar mercados cubiertos, frontones, palacios, cafés, estaciones de ferrocarril y hasta casas particulares. El diseño del ingeniero Eugenio Barrón constaba de tres tramos, el central de 50 metros y dos laterales de 40 metros, tenía una altura de 23 metros en su punto medio y 13 metros de anchura, de los cuales 8 metros eran para paso de carruajes.
3Viaducto 1875-18834Viaducto 2010
La estructura se apoyaba en estribos de fábrica y dos pilotes de hierro forjado sobre basamentos de piedra. Fue colocado su primer pilar de hierro en 1872 y en 1874 quedó terminado uno de los pocos puentes construidos en Madrid y no para pasar precisamente sobre el río, sino por encima de otra calle, prolongando la calle Bailén hasta la plaza de San Francisco y librando el desnivel de la calle de Segovia.
5Viaducto 19206Viaducto 2010
Se inauguró oficialmente el 13 de octubre de 1874 con el paso de los restos mortales de Calderón de la Barca, trasladados desde San Francisco el Grande hasta la sacramental de San Nicolás. Fue reformado en dos ocasiones durante la década de los 20 y el Ayuntamiento en 1932 convocó concurso al que se presentaron 14 proyectos. Ganó el equipo formado por los arquitectos Francisco Javier Ferrero, José de Juan Aracil y Luis Aldaz.
7Viaducto 1920-1925 DSC_7211
La nueva construcción que se comenzó en 1934 y no se pudo terminar, a causa de la guerra civil, hasta 1942, constaba de 200 metros de largo y 20 metros de ancho, estaba formada por tres arcos, el central a 25 metros de altura y se apoyaba en 8 pilares, cuatro de los cuales con huecos de ascensor que nunca fueron instalados. En 1976 aparecieron grietas y se cerró al tráfico rodado y en 1978 tras casi un año de obras volvió a ser puesto en servicio.

Fuentes: "Madrid Villa y Corte" de Pedro Montoliú Campos, "Viejo Madrid", "Postales antiguas de Madrid" Ediciones La Librería", "La Ilustración Española y Americana".
Madrid hacia arriba© 2010 | Manuel Romo