3 de marzo de 2014

Institución del Divino Maestro

 
©M@driz hacia arriba

La Institución del Divino Maestro, cuyo lema es, “Id y enseñad”, es una fundación benéfico-docente que se encuentra ubicada en la calle de San Vicente Ferrer, 82, en el barrio de Universidad, distrito Centro de Madrid. Fue promovida y patrocinada por el Arzobispado de Madrid en el año 1927 y finalmente fundada por el obispo de Madrid-Alcalá, don Leopoldo Eijo y Garay (1878-1963), para internado de estudiantes de Magisterio. 

©M@driz hacia arriba

Desde el año de 1946 está regentada por la Congregación de Misioneras del Divino Maestro, congregación fundada por el obispo de Orense, D. Francisco Blanco Nájera, más conocido por “Pachico” (1889-1952), y por la religiosa zamorana, Dª Soledad Rodríguez Pérez, más conocida por “Solita” (1904-1965). Actualmente, la institución continua con su labor docente como colegio y residencia de estudiantes, no sólo de Magisterio, sino de todo estudiante universitario que lo solicite.
 
 
M@driz hacia arriba©2006-2014 | Manuel Romo






13 comentarios:

  1. Hola Manuel:
    Gracias por dar a conocer esta institución, que para mí ha supuesto un descubrimiento. Abrazos, Jesús

    ResponderEliminar
  2. De nada D. Jesús,
    Una buena obra, de las que se hacían antes y que aunque un tanto decadente, ahí sigue dando guerra, Guerra.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Manuel,
    Hay detalles de los edificios que se te quedan grabados para siempre pero de este, de tan discreto y sobrio que es o porque nunca habré pasado por ahí, no sabía nada. Lo importante es que siga activo con su buena labor en el barrio de Universidad/Maravillas/Malasaña. Gracias y un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Salud D. Antonio,
    Como construcción no ofrece ningún interés, no me he molestado ni en averiguar quienes fueron sus arquitectos, sólo quise hacer una "reseñita" a ese escondido e insulso edificio que continua con su labor docente (creo que incluso ya sin monjas)
    Un abrazo desde Santiago desde Compostela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni una monja, te lo digo yi qye me pase estudiando entre sus parexes desde 1990 hasta 1998... si por fuera es sobrio, por dentro era una aventira repleta de leyendas que en los recreos nos convertian en autengicos investigadores

      Eliminar
  5. Salud, D. Manuel. Por si no conoces en Santiago el Convento de Santo Domingo de Bonaval (Museo del Pueblo Gallego), te recomiendo encarecidamente que hagas fotos de su escalera triple helicoidal. Es la más fotogénica de todas las que conozco.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un buen consejo amigo Antonio, pero llega unos diez años tarde. En mi carpeta "Escaleras" tienen un sitio preferente. Ciertamente son una locura de bonitas. Parecen diseñadas por Escher.
      Seguramente repita fotos, pues aquellas las hice con una compacta de aquellos años.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Manuel, ya veo que ¡vas volviendo a la blogosfera! me alegro un montón.
    Con esta institución me ha ocurrido lo mismo que a Jesús y Antonio, no me había fijado, aunque en mi caso tiene más "delito" porque estaba carca de mi antiguo barrio.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mercedes, poco a poco parece que voy encontrando huecos para estas devociones, ya veremos si tienen continuidad.
      Te digo lo mismo que a Antonio, es un edificio que pasa sin pena ni gloria (tu delito es leve), pero un día me fijé en la curiosa rotulación de la fachada con esa grafía y pensé en una reseñita...et voilà.
      Besos.

      Eliminar
  7. En algún sitio leí que en sus orígenes tuvieron un mapa en relieve de hormigón. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía nada. De hormigón, ¿en serio?, este clero...

      Eliminar
  8. Esta Institución no tiene nada que ver con la congregación de Misioneras del Divino Maestro. Su fundación es anterior, 1927 y nunca ha habido ninguna monja en ella. Actualmente esta dentro de la fundación Virgen de la Almudena. La sobriedad que aparenta se compensa con la riqueza en experiencias, vivencias y libertad y buen ambiente que se respira dentro. ¡¡¡ Aupa INDIMEROS!!!!

    ResponderEliminar
  9. Efectivamente, nada que ver con monjas, ¡qué cosas se leen! Desde 1958 a 1967 estudié alli.Miguel Aznar

    ResponderEliminar