31 de octubre de 2013

Librería Médica–Nicolás Moya

Nicolás Moya Jiménez, un joven alcarreño nacido en 1838 en la población de Alovera, tomó un día la resolución de marchar del pueblo que le vio nacer y llevar a cabo en la capital, Madrid, el proyecto, ya maduro, que durante algunos años le anduvo rondando por la cabeza: abrir una librería especializada en la que exclusivamente se vendieran libros de Medicina. 

Es fácil imaginarse los consejos y comentarios de familiares, amigos, conocidos e incluso comerciantes madrileños, echándose la manos a la cabeza, cuando se enteraron del propósito del joven: ¿Sólo libros de Medicina? ¡Eso será un fracaso rotundo! ¡Qué disparate! ¡Este pollo es un alocado! Pero Nicolás sin dejarse intimidar, desoyendo las profecías de sus mayores y alentado por la nueva ley Moyano, que propició que muchos jóvenes se matricularan en el Colegio de San Carlos, continuó adelante con su anhelado proyecto y un mes de octubre de 1862, en pleno centro de Madrid junto a la Puerta del Sol, en el número ocho de la calle de Carretas, una de las más bulliciosas de la capital, levantó el cierre de “Nicolás Moya-Librería Médica”, la primera librería médica de España y una de las más antiguas de Europa. 

Quizá por la proximidad del Colegio de Médicos, que por esas fechas estaba a la entrada de la calle Mayor, el día de la inauguración la librería se vio desbordada con la asistencia de catedráticos, eruditos, investigadores, estudiantes e incluso el rector de la Universidad de Medicina y Cirugía, D. Juan Manuel Montalbán. El éxito fue tan sonado que desde el primer momento, tanto la tienda como la trastienda se convirtieron en inexcusable lugar de tertulia para eminentes doctores de la época. Allí se dieron cita asiduamente galenos de la talla de Rafael Ulecia, Ramón Lobo, Julián Calleja, Alejandro San Martín, Simón Hergueta, nuestro flamante primer premio Nobel de Medicina, D. Santiago Ramón y Cajal y D. José de Letamendi, autor del sabio consejo:

Vida honesta y ordenada
usar de pocos remedios
y poner todos los medios
en no preocuparse por nada.
La comida, moderada.
Ejercicio y diversión.
Beber con moderación.
Salir al campo algún rato.
Poco encierro, mucho trato
y continua ocupación”

Corrían tiempos en que la medicina española estaba muy influenciada por la ciencia europea y en particular por la francesa. Época trascendental en la que se pasaba de una medicina un tanto filosófica a la medicina práctica. Los jóvenes doctores empezaban a competir en diagnósticos y terapéuticas y los antiguos galenos a actualizar sus bibliotecas con volúmenes de doctores de apellidos galos. Médicos, farmacéuticos y veterinarios, si querían estar al día con las obras de allende los Pirineos únicamente podían recurrir a la casa Bailly-Bailliere. Este fue el motivo de que el inquieto D. Nicolás se propusiera ampliar el campo de su boyante negocio y complementarlo con una imprenta para editar las obras de médicos españoles, a la vez que traduciría las obras de los colegas franceses, ingleses y alemanes y revistas de ramas auxiliares de la medicina como Botánica, Química, Física y Biología. 

Tal fue el éxito de la editorial, que se convirtió en editor exclusivo de las obras de los doctores Letamendi y de Ramón y Cajal. Este último incluso tenía en la trastienda, y para exclusivo uso, una mesa para que corrigiera las galeradas. A finales de 1912 muere D. Nicolás y tres años más tarde por problemas con la comunidad del edificio y desacuerdos con el alquiler del local, sus descendientes se ven obligados a trasladar la librería a otro local en el número 29 de la misma calle, donde después de 151 años “Nicolás Moya-Librería Médica” continua su labor, ahora regentada por dos de sus bisnietos, generación que aún conserva fielmente los primigenios ideales de su fundador.


M@driz hacia arriba©2006-2013 | Manuel Romo

1 comentario:

  1. Me gusta esta librería. ¡Qué pena que no se hayan mantenido otros antiguos comercios! Son tan bonitos estos escaparates con la madera y esos rótulos.
    Muy buen artículo. Gracias por ocuparte de estos establecimientos madrileños y por tu información.

    ResponderEliminar