25 de junio de 2013

Palacio de la duquesa de Medina de las Torres


©M@driz hacia arriba

Fue construido entre 1881 y 1884 por el arquitecto castellano-manchego Agustín Ortiz de Villajos (1827-1902) en el paseo de Recoletos, sobre gran parte del solar donde estuvo ubicado el Circo Teatro de Price, derribado tras un asolador incendio. Sobre la parte restante que quedó libre del solar, se construiría unos años más adelante el contiguo palacio de Elduayen. Estos dos palacios, junto a los del Marqués de Salamanca, Marqués de Alcañices (Duque de Sesto) y otros notabilísimos edificios, convertirían esta zona de la capital en una de las más elegantes de todo Madrid. 

©M@driz hacia arriba ©M@driz hacia arriba

En el palacio de la duquesa de Medina de las Torres, podemos apreciar un elegante alzado que, originalmente, constaba de cuatro plantas y semisótano. Este edificio está estructurado en dos cuerpos de esquina y un cuerpo central con cinco vanos por planta ofreciendo todo el conjunto unas fachadas muy equilibradas por la distribución de los huecos y la sencilla decoración de los machones verticales de ladrillo. La pretensión de Ortiz de Villajos era obtener una construcción donde resaltara sin mucha ostentación el estilo de un palacio urbano, a la vez que velaba dicha ostentación asemejándola a un edificio de viviendas. 

Fundación MAPFRE

Unos veinticinco años después de su construcción, ya en la primera década del siglo XX, se decide hacer ciertos cambios en el edificio para proporcionarle un aire un tanto más señorial y se encarga la acertada construcción de dos torreones sobre los cuerpos de las esquinas, eso sí, siempre guardando la simetría, las decoraciones verticales y horizontales del estuco y empleando también en ellos los machones de ladrillo. En su interior caben destacar las alturas de algunas de sus plantas, llegando a alcanzar en la segunda y la tercera unos 4 metros cada una, mientras que en la planta principal se acerca casi a los 5 metros. 

©M@driz hacia arriba ©M@driz hacia arriba

En la parte trasera del edificio, mediante un pasadizo volado, se accede a un cuerpo trasero supuestamente construido en la reforma de 1908 para albergar las cocheras, almacenes y las habitaciones del servicio. Actualmente, el antaño palacete ducal, hoy convertido en espacio expositivo de la Fundación MAPFRE, desde el 13 de junio al 4 de agosto, nos muestra una magnífica exposición: “Terrenos de juego” de Alberto Giacometti (1901-1966). Una buena ocasión para viajar este fin de semana a Madrid, alojarse en uno de sus hoteles y disfrutar de la amplia y variada oferta cultural que nos ofrece la capital en estos primeros días de verano. 


Fuentes: Alzado cortesía de Fundación MAPFRE, Madrid histórico
M@driz hacia arriba©2006-2013 | Manuel Romo


8 comentarios:

  1. Hola Manuel:

    Esa zona de Madrid tenía que ser realmente bonita, con todos esos palacios que la adornaban. Al menos, nos queda un superviviente, -como bien dices, de aire urbano-, que, además, se llena de vez en cuando de fantásticas exposiciones.

    Abrazos, Jesús

    P.D. Me ha gustado mucho ese pasadizo volado, que seguro hará las delicias de nuestra querida Mercedes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jesús,
      A veces he intentado imaginarme esa gran época del hoy llamado eje Prado-Recoletos y no es de extrañar que la crema de Madrid lo eligiera para lucir su todo su poderío. Arquitectónicamente, creo que esta zona encaja con el "cualquier tiempo pasado fue mejor".
      Ojalá Mercedes no tenga censado este paso aéreo y la demos una sorpresa.
      Gracias y un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Manuel,
    Te ha quedado un trabajo redondo . He visto tu artículo del Price, que no conocía y que, de saberlo, me habría ahorrado mucho tiempo cuando también tiré de la manta a raíz de la actuación de Carminho en el nuevo teatro.
    No sabía nada de ese "levante" con las torres, que siempre pensé serían originales (no me importaría nada instalarme en una "u dos" de ellas). Es cierto que ese eje Norte-Sur ha sido desde siempre el escenario del poder, como bien reza el título del libro de F. Azorín e I. Gea en "La Castellana, escenario de poder. Del palacio de linares a la torre Picasso", que actualmente llega hasta las cuatro torres y no creo que de para más allá. Aunque nunca se sabe.
    Enhorabuena también por el nuevo pasadizo para el catálogo de Mercedes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Antonio,
      Siento que el artículo del auténtico Price no te haya sido de utilidad en el momento oportuno. Tendré que posicionarlo mejor en Google.
      Tengo que reconocer que no tienes mal ojo para la elección de vivienda, pero te aviso, tiene un inconveniente, el ascensor no llega al torreón.
      El pasadizo volado lo vi por casualidad al asistir a una rueda de prensa de PHE13, pues la dieron en el salón de actos que está en el cuerpo trasero. Como bien dice Mercedes, entre todos/as vamos "cazando" detalles.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Manuel, y Jesús :)
    ya lo creo que es una sorpresa, muchas gracias por el "pasadizo" y por el enlace. Es una prueba más de la cantidad de bonitos detalles que nos quedan por descubrir en Madrid, y que poco a poco van siendo "cazados" por vuestra/nuestra mirada atenta.
    De acuerdo en que ese paseo aunque sigue siendo precioso debía ser una maravilla. Y este edificio se merecía ya un artículo, gracias Manuel.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mercedes,
      El enlace, de justicia y las gracias a ti por los curiosos y originales artículos sobre esas "galerías aéreas".
      Hubiera estado bien pasear por el Salón del Prado en su momento de máximo esplendor y ver esa profusión de palacios, a cual más bonito, ¿verdad?
      Un beso.

      Eliminar
  4. Hola Manuel. Bonito post, de uno de los edificios que marcan la zona de Recoletos, como una de las más elegantes de Madrid, gracias a sus palacetes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias José,
      Ojalá se hubieran conservado la mayoría de ellos. Derroche de lujo y ostentación de las fortunas de la época, pero que hoy hubieran embellecido aún más nuestro Prado-Recoletos.
      Un abrazo.

      Eliminar