13 de marzo de 2012

Arco del Dos de Mayo

Arco del Dos de Mayo. Guía de Madrid 1876

Este arco tan sencillo vale por todos los arcos de triunfo, aunque estuvieran labrados en mármoles y adornados por toda la opulencia de la riqueza y el arte. 

Pza. del Dos de Mayo 19002012©M@driz hacia arriba

Es la puerta de entrada al antiguo palacio de Monteleón, extensa mansión de los marqueses del Valle y duques de Monteleón y de Terranova, descendientes de Hernán Cortés, que se extendía desde la trasera del convento de las Maravillas hasta la ronda de Fuencarral, hoy calle de Carranza. 

Arco del Dos de Mayo. J.Lacoste 19032012©M@driz hacia arriba

En este suntuoso y dilatado palacio vivió la duquesa de Terranova, que fue camarera mayor de la reina María Luisa de Orleáns, y más tarde sirvió de morada regia pues habitaron en él la reina, ya viuda de Felipe V, Isabel de Farnesio y los infantes don Luis y doña María Antonia. 

Arco del Dos de Mayo. Cayón 19302012©M@driz hacia arriba

Una vez que dejó de utilizarse como residencia de linajudos habitantes pasó a ser parque de Artillería, destino en el que habría de ser inmortalizado su nombre por la memorable defensa que de él hicieron el 2 de mayo de 1808 unidos el pueblo y los soldados, contra las fuerzas napoleónicas. 

Arco del Dos de Mayo 1943

De todo el imponente edificio sólo ha llegado hasta nuestros días lo que fue su puerta principal, ante la que se desarrollaron las conocidas escenas de heroísmo, donde cayó muerto el capitán cántabro D. Pedro Velarde y Santillán (1779-1808) y donde fue herido mortalmente el capitán sevillano D. Luis Daoíz y Torres (1767-1808). Desde el año de 1868 es la villa de Madrid la propietaria del arco de Monteleón o del Dos de Mayo, que lo cercó con una verja y lo destacó en el centro de la plaza. 


Fuentes: "Postales Antiguas de Madrid" de Ediciones La Librería, "La Ilustración Española y Americana", "Viejo Madrid", "Sociedad Española de Librería”.
M@driz hacia arriba©2012 | Manuel Romo

6 de marzo de 2012

Casa de los penes

2012©M@driz hacia arriba

Este curioso edificio se encuentra ubicado en la calle de Montserrat número 12, barrio de Universidad y, al día de hoy, destinado a discretas viviendas populares. En su fachada de revoco, además de símbolos sexuales como seis penes esgrafiados, dos por cada planta, y en medio de cada pareja fálica un símbolo que parece representar una vagina –aunque estas son algo más abstractas y podrían ser lo que la imaginación le dicte a cada uno-, hay también esgrafiado una especie de lazo o podría ser el símbolo matemático para representar lo infinito, con una fecha en su interior, IV-1912. Se ha especulado mucho sobre si podría ser simbología masónica, dibujos de inspiración freudiana o simplemente representaciones esotéricas. 

Casa de los penes (1)2012©M@driz hacia arriba

Hablando con un amable vecino de edad más que provecta, inquilino desde su nacimiento en el edificio, éste aventura que en su día la casa pudo estar destinada a lupanar, ya que en la antigüedad, al igual que en muchas ciudades de Europa, se señalaba con símbolos semejantes a este tipo de comercios, como reclamo para los asiduos visitantes de los prostíbulos. Otra teoría es que, como en Roma, las representaciones de falos erectos y demás símbolos sexuales en las fachadas traía buena suerte a los inquilinos de estas casas, por aquello de la fertilidad. En el Centro Cultural del Conde Duque, donde se encuentra el Archivo de Villa, se conserva el expediente de esta edificación. Parece que en Madrid los modernistas no gozaban de muchas simpatías, se les tildaba de irracionales y aberrantes por salirse del conservadurismo de la época y por tanto de la arquitectura oficialista, y quizá por esta razón su arquitecto fue un tanto desconocido y del que apenas se pueden obtener datos personales, tan sólo su fecha de titulación (1897) y por supuesto su nombre, Arturo Pérez Merino

2012©M@driz hacia arriba2012©M@driz hacia arriba

El proyecto del edificio en cuestión se debió a un encargo de D. Luis Navarrete, un promotor de la época que hizo de apoderado para una desconocida y adinerada dama que se dedicaba a construir viviendas para alquiler. También se sabe que Pérez Merino proyectó otra media docena de edificios en Madrid, todos ellos de un modernismo ecléctico, y por ser casi todos los proyectos de escaso presupuesto, eran populares y baratos, ideales para viviendas que estuvieran al alcance de la clase media. Entre sus obras más llamativas y, que aún se conservan, está la casa de la calle de Hortaleza número 96, donde se pueden apreciar unas originales ménsulas con forma de serpiente y la casa de la calle de Don Pedro número 4, en la que sobre el dintel de un vano central de la primera planta, un dragón se enrosca alrededor de la firma del arquitecto. 


Fuente: “Madrid modernista: guía de arquitectura”, Da Rocha y Ricardo Muñoz.
M@driz hacia arriba©2012 | Manuel Romo

1 de marzo de 2012

San Manuel y San Benito

2012©M@driz hacia arriba

Largo y tendido han hablado otros blogs “madrizleños”, especializados en este tipo de construcciones, sobre esta soberbia iglesia neobizantina, pero tenía desde hacía bastante tiempo preparadas las fotos comparativas y no era cuestión de arrinconarlas en una carpeta del disco duro. 

ca19102012©M@driz hacia arriba

La iglesia de San Manuel y San Benito se encuentra ubicada en la calle de Alcalá número 83, en la confluencia con las calles de Lagasca y Columela, frente al parque del Retiro. Fue construida entre 1902 y 1910, por iniciativa del empresario catalán don Manuel Caviggioli Manau y su esposa doña Benita Maurici Gaurán, que donaron generosamente para su construcción un extenso solar de mil setecientos cincuenta y nueve metros cuadrados. El templo tomó su advocación en honor de tan generosos benefactores. 

ca1910

En un principio se destinó como residencia e iglesia para los Padres Agustinos y hoy en día es también iglesia parroquial bajo la advocación del Redentor. Es obra del arquitecto romano Fernando Arbós y Tremanti (1840-1916). Este edificio es quizás uno de las mejores muestras de la arquitectura neobizantina madrileña, junto con el Panteón de Hombres Ilustres, también realizado por el mismo arquitecto. Su planta es de cruz griega, con una gran cúpula sobre pechinas, donde se representan los cuatro evangelistas. 

2012©M@driz hacia arriba

Destaca en su interior la capilla de la Epístola, con un altar de mármol blanco de Carrara, flanqueado por los sepulcros del matrimonio mecenas. De su fachada, destaca la torre con claras influencias de los campaniles italianos. Una restauración de la Iglesia en el último tercio del siglo XX, corrió a cargo del arquitecto José Antonio Arenillas

M@driz hacia arriba©2012 | Manuel Romo