28 de agosto de 2012

Agosto en Madrid

Pinginos (2)

Algo debemos de estar haciendo de través en este bendito país para tener que estar sufriendo las iras de Pedro Botero, en forma de grados centígrados infernales. No sé si será esta canícula que ya parece estar finalizando, la edad que no perdona a las seseras, mi tan criticado e innato despiste o el ir mirando como un pánfilo siempre “parriba”, pero lo cierto, lo juro, es que no me había percatado de que Madrid se estaba llenando de pingüinos rey. Y una vez puestos mis ¿cinco? sentidos en alerta máxima, alguno de ellos me llevó a las reflexiónes: ¿tanto estará influyendo en el planeta el cambio climático?¿los pingüinos también hacen el agosto?¿será un tour del inserso antártico para visitar el Prado, el Retiro y demás maravillas capitalinas?

Pinginos (1)Pinginos (3)

Ca, nada más lejos de la realidad. Yo, que a veces soy más avispado que la agencia Reuter, me he enterado que las susodichas aves ya llevan afincadas o anidadas o emplazadas, unos meses en los madriles. Y sé de buena tinta, creedme, que es por una buena causa. La culpable de la iniciativa ha sido Faunia, que para recaudar fondos que se donarán a distintas ONG’s, ha encargado a reconocidos artistas y diseñadores vestir de alegres colores a estos veinte turistas insólitos. He intentado aprovechar la coyuntura fauniana para estimular mi autosugestión y hacer más llevadero este agosto africano sin tener que recurrir al aire acondicionado pero, ná de ná. En fin, siempre me quedará la sierra.

Texto y fotos: Manuel Romo

5 comentarios:

  1. jajaja hola Manuel, se te echaba de menos!
    Yo sí había visto los pingüinos, lo prometo, pero hasta hace poco no supe que eran para una buena causa, en mi caso ha sido puro desinterés (lo confieso). Y es que desde hace un tiempo las plazas o solares de granito cuando no alojan zapatos gigantes o coches raros, exhiben botellas gigantes o cosas así, y claro, se pierde el interés :(
    Habrá que fijarse más.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Es que este verano ha sido asfixiante. No sé cómo hemos podido aguantar, ni como han podido resistir esos pingüinos sin derretirse, ni desteñirse. En fin, espero que Faunia haya visto cumplidos sus obetivos.

    Una abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
  3. La iniciativa parece doblemente buena. Una por su fin altruista y la otra, por aquello del efecto placebo, para hacernos creer un poco pingüinos habitantes de un Madrid de clima menos extremo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Va a ser alguna de esa razones, seguro. Alguna de las que has mencionado. Como he salido huyendo de la canicula madrileña, no he visto a estos visitantes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hola muchachos y muchacha,
    Perdonarme la desidia que arrastro de un tiempo a esta parte pero, entre la calor y los telediarios, se me debe estar licuando la neurona que debo de tener. Ya no soporto ni lo uno ni lo otro.
    Gracias por estar ahí...y aquí. señal de que habéis sobrevivido a este infierno.
    Besos y abrazos a repartir como correspondan.

    ResponderEliminar