16 de diciembre de 2011

Cuchillería Viñas

2011©M@driz hacia arriba

Su razón social reza que está situada en la calle de Atocha, número 62, aunque su entrada la haces por el angosto Pasaje Doré, junto a la plaza de Antón Martín. Se trata de un pequeño negocio familiar fundado por Arturo Viñas allá por el año de 1925, que comenzó especializándose en productos de perfumería y que llegó a tener tal éxito desde sus comienzos, que pocos años más tarde decidió ampliarlo incluyendo también artículos de cuchillería.

Cuchillería Viñas12011©M@driz hacia arriba

A pesar de la poca relación existente entre estas dos especialidades dentro de un mismo local, ambas se vendieron con gran éxito. Hay que reseñar que los afamados perfumes de Viñas se importaban directamente a granel nada menos que desde París y, según cuentan, que su calidad era excelente. No se sabe a ciencia cierta por qué razón pero, pasado un cierto tiempo, les llegó la orden de prohibición para la importación de tales perfumes parisinos y tuvieron que limitarse exclusivamente a la venta de cuchillería, sin que este inesperado contratiempo mermara la atención de los clientes.

2011©M@driz hacia arriba

Posee aún, con ligeros cambios, su fachada original de un llamativo color rojo, fachada un tanto “engañosa”, pues a pesar de los metros lineales de escaparate el local es realmente minúsculo. Es increíble que en tan reducido espacio se puedan mostrar al público millares de cuchillos, navajas y tijeras, eso sí, magníficamente ordenados para que el cliente pueda elegir lo expuesto sin ningún tipo de problema. En la actualidad, tanto por la calidad, como por el extenso surtido cuchillero y navajero de inmejorables precios –se pueden encontrar artículos desde un euro- hacen de la Cuchillería Viñas uno de los cada vez más escasos comercios especializados en el ramo y uno de los más antiguos, no sólo de Madrid sino de toda España.

2011©M@driz hacia arriba2011©M@driz hacia arriba

Todo esto unido a un trato amable y personalizado por la familia del descendiente del fundador, donde te aconsejan calidades, marcas y el producto adecuado para cada necesidad y siempre teniendo en cuenta la relación calidad-precio, la convierten en un referente de este tipo de industria.

2011©M@driz hacia arriba

Hoy en día la hija del fundador, Carmen Viñas Martín, regenta y dirige esta peculiar cuchillería, que ya va camino de convertirse en centenaria. Llaman la atención los múltiples y variopintos carteles publicitarios de la época de su creación, todos ellos de chapa esmaltada, que adornan toda su fachada, ensalzando la mercancía y poniendo a prueba la resistencia del transeúnte a echar una ojeada a los escaparates.

2011©M@driz hacia arriba

Respecto de su habitual clientela, Carmen Viñas dice tener profesionales que incluso vienen desde provincias tan sólo para comprar cuchillos específicos para rebanar el pan, cortar carnes y tocinos o trocear verduras. Pero que también hay un tipo de clientela que viene simplemente a comprar sus cuchillos y navajas por esa belleza inquietante que siempre han tenido las armas blancas y más si son de buen templado acero.

Fuentes: “Madrid diario”, “Urban Idade”, “Urbanity”.
M@driz hacia arriba©2011 | Manuel Romo

6 comentarios:

  1. Hola, Manuel:

    Gracias por recordarme este lugar. Ayer, precisamente, hablando con mi cuñado sobre tiendas donde encontrar navajas de las de antes le hablé de las tiendas que hay en la plaza Mayor, no recordaba ésta.

    Hay que ver lo que cambian los tiempos, en los pueblos, no hace tanto, el encontrar alguien que no llevase navaja en el bolsillo era rarísimo. Ahora son armas blancas :)

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola Manuel,
    bonito post para una desconocida historia. Conocía el local, pero solo por fuera.
    Es increible la cantidad de tiendas curiosas que hay en Madrid, a pesar de que van desapareciendo poco a poco.
    Ah, y precioso el dibujo.
    un beso

    ResponderEliminar
  3. Hola Manuel:
    He pasado al lado de la tienda, pero nunca he entrado dentro. Parece muy curiosa y, desde luego, es todo un mérito haber sobrevivido tanto tiempo como pequeño comercio, en estos momentos tan difíciles para este tipo de establecimientos.

    Un abrazo y buen fin de semana, Jesús

    ResponderEliminar
  4. Hola Paco,
    Que no caigan en el olvido este tipo de establecimientos, por dios, que eso es como contribuir a que desaparezcan. ¿Y entonces dónde vamos a comprar la navaja "pal" queso, las tijeras recortabigotes y el cortauñas adecuado?¿al Alcampo?¿a Albacete? Nooooo, ¡me resisto!
    Saludos.


    Hola Mercedes,
    Es casi obligado al pasar por delante de Viñas no entrar aunque sea tan solo a echar una ojeada. Es tan estrecho que con tres personas ya hay apreturas. Pero como bien dices los tiempos cambian, los oficios se modernizan, las siguientes generaciones apuntan más alto y estos sitios curiosos, tarde o temprano, desaparecerán.
    Un beso.


    Hola Jesús,
    Pues hay que entrar y comprar "un algo", además de contribuir modestamente a su permanencia, podrás alardear ante tus nietos, vecinos y conocidos: "Yo estuve en Viñas y compré estas tijeritas para las niñas".
    Feliz y abrigado fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. pues yo, como me llamaba tanto la atención esta tienda, entré y compré unas tijeras de cocina y un cuchillo patatero de esos con el mango como de nácar, parece antiguo (a lo mejor lo es).

    me encanta tu blog

    un saludo
    marta

    ResponderEliminar
  6. Muy bien, Marta, así me gusta. No todo va a ser IKEA y El Corte Inglés.
    Lo mismo el cuchillito de marras es también casi centenario y te estaba esperando...

    Gracias por el piropo.
    Besos.

    ResponderEliminar