22 de noviembre de 2011

Puerta Cerrada


En la confluencia de las calles de Segovia, Nuncio, Cava Baja, Grafal, Tintoreros, Latoneros, Cuchilleros, Gómez Mora, Pasa y San Justo se encuentra la Plaza de Puerta Cerrada donde se contempla tan sólo una tosca cruz, único vestigio de un viaje de agua. En dicha plaza una puerta existió en su día y que tuvo que ser cerrada a causa de los malhechores que al llegar la noche allí buscaban refugio.


Tirso de Molina la recordó de esta manera:
“Como está Madrid sin cerca, a todo gusto da entrada;
nombre hay de Puerta Cerrada, mas pásala quien se acerca.”


Y don Miguel de Unamuno hablaba así de ella:
“La Cruz de Puerta Cerrada, que abre sus anchos y blancos brazos de piedra; una cruz pura , sola, sin Cristo. ¡Líbrenos Dios de bárbaros, sin tierra ni pueblo, a quienes se les ocurra derribarla


También existió aquí un palacio en el que vivía una tal Doña Laura, viuda de un indiano, amante de turno de Felipe IV. Cuenta la leyenda que unos chivatos anónimos comunicaron a Don Ramiro de Vozmediano, teniente corregidor de casa y corte y también figura siniestra de la Inquisición, que en días alternos una carroza se detenía delante de la mansión de Doña Laura y de la que bajaba un personaje embozado y penetraba en el palacio.


Puesto sobre aviso, el Corregidor montó la oportuna y discreta vigilancia, hasta que una noche los vigilantes le dieron la noticia esperada:
- ¡Ya ha caído en la ratonera!
Falta tiempo para que el tal Vozmediano con escolta y escribanos se persone en el lugar e inste a la dama:
- Sé que escondéis a una persona en vuestros íntimos aposentos. En nombre de su Majestad, entregádmela.
- Entrad y registrad. Tenéis ante vos a la más fiel servidora de Felipe IV.

 
Durante el registro el Corregidor observa cierto movimiento en un tapiz que cubría un balcón.
- ¿Qué hay ahí detrás?
- Amén del cierre del balcón, un retrato de cuerpo entero que reproduce la figura de su Majestad.
- ¿Puedo contemplarlo?
- Podéis, pero no os lo recomiendo. Porque es tan real el retrato que quizá su contemplación pueda alterar el buen estado de su Señoría.
Don Ramiro descorre el tapiz, exclamando:
- ¡Dios bendito!
Y vuelve a correr el tapiz mientras dice con voz entrecortada:
- Cierto, cierto que nunca había visto retrato tan perfecto de su Majestad. ¡Tan siquiera entre los mejores que le ha pintado Don Diego Velázquez!


Fuentes: “Madrid” de Miguel de Unamuno, “Leyendas de Madrid” de Jerónimo de Anclares, “Leyendas y anécdotas del viejo Madrid” de Francisco de Azorín.
M@driz hacia arriba© 2011 | Manuel Romo

9 comentarios:

  1. jaja... desconocía esa leyenda de Doña Laura y Felipe IV. Como siempre, un artículo muy ilustrativo y profusamente ilustrado.

    ResponderEliminar
  2. Qué viaje tan bonito y tan original al siglo XVII, Manuel, por un ratito me he trasladado a tiempos pasados.
    ¡Y divertido! :-)
    Puerta Cerrada es otro de esos lugares mágicos de Madrid, con un ambiente que me encanta.
    un beso

    ResponderEliminar
  3. fotoMadrid, Mercedes,

    Me alegro de que os haya gustado el post con esta anécdota aderezada con un poco de sal y pimienta de la época. No todo van a ser datos un tanto fríos de fechas y arquitectos.

    Besos y abrazos a repartir como correspondan.

    ResponderEliminar
  4. Hola Manuel:
    Siempre había oído hablar de Puerta Cerrada por sus mesones, por su vinculación con la muralla medieval o por sus murales de Alberto Corazón (que cada vez quedan menos). Pero esta perspectiva literaria me ha sorprendido. Preciosa la leyenda que nos narras.

    Un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
  5. Cierto, Jesús, la zona es más conocida por lo que dices, pero rebuscando por mi biblioteca di con esta historia simpática del monarca y la cortesana y pasé de los datos históricos.
    Casi todos los rincones de Madrid tienen su leyenda y sus chascarrillos.

    Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Había dejado un comentario ayer pero se ve que algo pasó. Tampoco conocía esta curiosa historia que nos cuentas, hay que ver como se aprende con vosotros. Precioso lugar el de Puerta Cerrada y todo su entorno. De la Puerta, su historia, del porqué se llama Cerrada y del donde queda parte de ella, me encargaré yo... jejeje.

    ResponderEliminar
  7. Hola Bélok,
    Algo debió pasar, pues mire en spam y tampoco hay nada, ¡misterios de Blogger!.
    ¿Todavía queda algo de la antigua Puerta?¡qué sorpresa!. No nos dejes con la miel en los labios, cuenta, cuenta, que ultimamente te prodigas poco.
    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  8. Hola Manuel. En primer lugar gracias por tu comentario en PUPILA NINCHI, tuve problemas para entrar en los comentarios, pero ya te agradeci alli.
    Sobre este lugar: Puerta Cerrada, siempre ha sido uno de los lugares que mas me han gustado, sus reminiscencias historicas. La muralla, La Posada del león (magnifica restauración, `por cierto), etc. No conocia esta historia, pero parece un guion de un sainete.
    Enhorabuena por el post.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Hola José,
    Algo pasa con la URL de PUPILA NINCHI, pues tuve problemas para comentar.
    El otro día quedé para comer en la Posada del León y al final no pude ir. Tengo ganas de ver cómo ha quedado. Dicen que fantástico. Otra vez será.
    Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar