27 de marzo de 2011

Casa Matesanz



Gran Vía, 27
Entre 1919 y 1923, la firma comercial Casa Matesanz, construyó en el recién estrenado segundo tramo de la Gran Vía, un edificio para su nueva sede, pues anteriormente estaba situada en la calle Mayor número 4, y así poder dar cabida a una especie de centro comercial, al estilo norteamericano, que a su vez albergara en su interior, además de tiendas, dependencias más amplias para despachos y oficinas.



Casa Matesanz no dudó en encargar el proyecto al arquitecto pontevedrés Antonio Palacios Ramilo, que resolvió su diseño y construcción para esta obra civil, influenciado por la escuela arquitectónica de Chicago.

Matesanz (2)

La fachada está provista de miradores acristalados, reminiscencias de su tierra gallega, separados por pilastras de enormes proporciones que soportan en su parte superior arcos de medio punto, resolviendo con acierto los ángulos del edificio al utilizar los nuevos materiales de la época y combinándolos bajo un concepto monumentalista, sin caer en el eclecticismo, y rematando todo el conjunto con dos torreones decorativos.

 Matesanz (6)

La distribución interior la realiza en torno a un medianamente amplio patio central, de estructura metálica y de cristal, que permite disponer de dicho espacio de una manera funcional y muy bien aprovechada.

Almacenes Quiros Gran via

En los bajos de este edificio, estuvo ubicado el establecimiento Almacenes Quirós, que fue el antecesor de lo que después sería la firma Cortefiel y cuyo fundador, Felipe García Quirós, emigrante en Cuba, fundó su propio establecimiento primero en la calle Conde de Romanones, posteriormente en la calle de Preciados y por último en la avenida Pi y Margall, actual Gran Vía.


M@driz hacia arriba© 2011 | Manuel Romo

15 comentarios:

  1. Hola Manuel:
    El edificio es imponente, con esos arcos tan característicos, que le dan tanta personalidad. Tuvimos mucha suerte los madrileños con Antonio Palacios, que, con sus obras, definió buena parte de la fisonomía de la ciudad. Es una pena que tiraran el Hotel Florida, en Callao, otra de sus grandes intervenciones en la zona.

    Felicidades por el post. Un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
  2. Hola Jesús,
    El derribo del Hotel Florida fue otra insensatez, porque ni siquiera estaba en mal estado. Fachada de mármol blanco, diez plantas, doscientas habitaciones de lujo, todo esto al garete para que Galerías Preciados dejara su impronta. Lástima que en 1964 no existiera una ley de protección.
    ¡Si el Sr. Palacios levantara la cabeza!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Manuel,
    Cada vez que clico en tu blog descubro un rincón de Madrid que está ahí y nno conozco... Como siempre, sigo agradeciéndote lo que haces y me apunto estos rincones para cuando me doy paseos sin prisas por Madrid.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Es un edificio maravilloso, nunca he entrado, parece que merece la pena, y desconocía todos los detalles. Un cotilleo: Hace años estuve en Chicago, y resulta que una parte me recordó a Madrid... ahora no es que tenga mucha idea de la Escuela de Chicago ni de otras cosas, pero entonces aún menos :-( así que me gusta mucho tu información.
    Tampoco sabía que antes la casa Matesanz estuvo en Mayor 4, que por cierto ese edificio también es de Palacios ¿no?. Si es el que creo, en ese edificio sí he entrado y es precioso.
    ¡Gracias Manuel! este post tiene muchas cosas interesantes,
    un beso

    ResponderEliminar
  5. Buen reportaje sobre uno de mis edificios favoritos!

    ResponderEliminar
  6. Hola Bea,
    ¡Dichosos los ojos! Estás tan inmersa en ese maravilloso Tetuán, que te queda muy poco tiempo para visitar a tus admiradores y otros rincones de Madrid.
    ¡...Y Madrid es muy grande!

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Hola Mercedes,
    Chicago, ¡qué suerte!, pues ya tienes una referencia.
    Edificio típico de esa escuela,(tipo rascacielos, ventanales corridos, planta baja inferior a las superiores, patio central, ascensores eléctricos, etc.), lo mismo que el de Mayor, 4. Mismo arquitecto, misma factura, mismo destino.
    Curiosidad: El único obstáculo que tuvo Palacios para construir doce o quince plantas, fueron los 35 metros de anchura en esa parte de la Gran Vía, y en esa época la normativa no dejaba levantar más metros de los que tenía la calle.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias Carlos, no tienes mal gusto.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Me parece precioso este edificio!
    la verdad es que madrid me encanta!
    habrá que ir más!jajaja
    UN BESOO!

    ResponderEliminar
  10. Insisto en lo que digo otras veces: por la Gran Vía hay que pasear mirando hacia arriba... aunque también hay aberraciones, pisos postizos que han añadido a edificios de principios de siglo sin respetar el estilo de aquellos. En NYork me gustó que los rascacielos de los años 30 eran como se construyeron, sin postizos que los afearan. Me refiero, sobre todo, al inmueble del número 32. Aunque es mala actuación que se ven en otros lugares de Madrid.

    ResponderEliminar
  11. Hola Juliet,
    Realmente es un edificio encantador, propio del estilo del arquitecto Palacios.
    Aunque Barcelona también tenga edificios preciosos...¡Hay que visitar más Madrid!
    Un beso.


    Hola Cecilia,
    Buena práctica la de mirar hacia arriba, yo la aconsejo.
    La mayoría de estas edificaciones decimonónicas, a medida que ha ido creciendo la población, ha sufrido elevaciones de plantas para aprovechar en altura el metro cuadrado. La pena es que no en todos los casos lo han hecho de forma estética. Han hecho verdaderas atrocidades, aunque en otros casos pasa desapercibido el agregado. La normativa debería ser en esto un poco más estricta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Un edificio precioso, y estupendo post, Romo.
    Ese patio central me ha recordado el que tenía, y supongo sigue teniendo, el edificio de Gran Vía, 32, al que ser refería Cecilia, y con razón, en el caso de los postizos, pero que guarda en en su interior detalles cómo el que comento.
    Saludos y feliz finde!

    ResponderEliminar
  13. Gracias Mcarmen,
    Afortunadamente han conservado el patio central en Gran vía, 32. Estuve allí para sacar información gráfica, pero no me dejó seguridad tirar fotos. Lástima porque también es precioso.

    Buen finde. Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Nunca había tenido la oportunidad de ver este edificio por dentro!! desde luego está la firma de Palacios por todos lados, cuando puedo me cuelo al de la calle Mayor y la verdad me ha recordado un montón. Sus edificios y estilo son espectaculares!! Gracias por este artículo

    ResponderEliminar
  15. Hola Marieta,
    Aunque también era la tendencia de la época (cristal y acero), la mano de Palacios es inconfundible, con bastantes similitudes con el de Mayor. Dentro del edificio no se podían hacer fotos, pero uno es muy desobediente y la ocasión era única.
    Bienvenida y gracias por el comentario.

    ResponderEliminar