7 de junio de 2009

Madrid desaparece II


Hoy me he dado una vuelta, con cámara en ristre, por el barrio del Dos de Mayo, Malasaña, Universidad, Maravillas, o sea mi barrio, al que unas mentes lúcidas y sobre todo muy espabiladas, con la excusa de regenerarlo, modernizarlo, comercializarlo, relanzarlo y no sé cuantos ...arlos más, se les ha ocurrido la sublime idea de inventarse el triBall, especie, espero que a extinguir, de asociación de comerciantes super modernos, super revolucionarios y super super, y encima con el lema de “un nuevo barrio ha nacido en Madrid”, ¿un nuevo qué...?
“Mola mazo o sea te lo juro porfa...”, he cambiado de barrio super cutre, anticuado, sin historia, a uno “nuevo” mucho más luminoso, más limpio, más tranquilo y más chic, ¡¡JA!!. Y lo mejor de todo, sin moverme de mi propio barrio, aquel donde vivieron mis abuelos, mis padres y ahora el que esto escribe.

Donde nací, jugué, crecí y aún vivo en un edificio de “sólo” unos trescientos años de historia.
A lo que iba, paseando por la, en vías de peatonalización, calle de Fuencarral me he sentido turista, guiri, foráneo. Para nada me he sentido en mi barrio, en “Madriz”, en una de sus zonas históricas. He paseado mirando hacia arriba, me he fijado en los reclamos de neón y razón social que coronan las entradas a los comercios y ¿qué me encuentro?, precisamente que no me encuentro, que no me ubico, que no me oriento. Podría estar en cualquier ciudad anglosajona excepto en el Madrid de los manolos/as y como muestra "joyitas" modernísimas en sus reclamos publicitarios, cartelería de actuaciones, masajes y marcas.


Por motivos de trabajo viajo más de lo que quisiera por allende nuestras fronteras y no me encuentro con carteles de “Casa Juanito”, “Modas Loli”, “Ultramarinos Álvarez” o “Comidas El Maragato”. ¿Tanto nos avergüenzan nuestros apellidos que en vez de García ponemos G. y en lugar de Fernández abreviamos en F.? ¿En realidad nos mola más “Call Center” que “Locutorio”, cuando sus propietarios son de Ecuador, o “Food & Breakfast” cuando el restaurador es de Fuenlabrada?

En fin, como dijo el poeta:
"La moda, desde el punto de vista artístico, es una forma de fealdad tan intolerable que nos vemos obligados a cambiarla cada seis meses."
¡¡¡Apoyo la moción, querido poeta!!!, ...ahora mismo me voy a Fuencarral Street a un store de Japanese Closet y al Two of May Square con los friends a trasegarme una beer very cool.

14 comentarios:

  1. Yo no he entendido nunca porque "ocultamos", sobre todo en el exterior, la procedencia de nuestros productos. Ocurre con la alimentación, con la moda...
    Sobre la transformación del barrio, creo que es un ejemplo más de la pérdida de idéntidad de nuestras ciudades. Ahora no hay mucha diferencia entre Regent St., la calle Fuencarral o la 34th neoyorquina. Son sucesiones de Zaras y H&M... una pena.

    ResponderEliminar
  2. Gracias mcarmen, pensé que yo era el patito feo de esta opinión, que me veía como el guardián de otros tiempos...¿mejores? Pero esa es otra historia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. El problema, Don Manuel, es que te da por salir a la calle con la cámara a hacer fotografías. Si te quedaras en casa viendo la televisión como todo el mundo....., no te pasarían esas cosas. Mira que te lo tengo dicho.....

    ResponderEliminar
  4. vaya vaya,
    así que esto de espiarnos
    por la mirilla del blog respectivo
    es mutuo...
    muchas gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  5. ¡¡¡Qué razón tiene usted, don José!!! Con la cantidad de capítulos de "La Noria"(por ejemplo) que me estoy perdiendo. Insisto, hay cosas que no tienen remedio y esta es una de ellas.

    ResponderEliminar
  6. Qué le vamos a hacer, DrWiler. Nacimos para "voyeures" y moriremos...sin ojos.
    Abrazotes "pa tos".

    ResponderEliminar
  7. concretamente tu barrio esta cambiando demasiado en muy poco tiempo. estrategias de marketing que no funcionaran porque el barrio lo hacen los vecinos, no el ayuntamiento.
    Triball? que es eso? un marketing del ayuntamiento que no funcionará nunca.

    ResponderEliminar
  8. Dani, no sé si funcionará el triBall, pero de momento nos están jodiendo (con perdón).

    ResponderEliminar
  9. Yo prefiero comer en Casa Antonio que en Fast Food,porque una gastronomía con 2000 años me inspira más confianza que la nueva comida basura, y me gusta más la historia de España que la de EEUU, el problema es que vas al cine y nuestra apasionante y riquísima historia no existe, solo aparece New York. Lo mismo que pasa en Madrid pasa en Londres, que no hay ya casi librerías ni tiendas típicas. Creo que el ultraliberalismo destruye las ciudades.

    ResponderEliminar
  10. Carlos, el ultraliberalismo ha conseguido que ya no puedas comer ni en Casa Antonio de Latoneros, ni en El Maragato del Dos de Mayo, ni...
    En fin, que hasta que los madrileños no tengamos arraigadas nuestras costumbres, no podremos identificarnos con ellas, y como dijo Larra, madrileño de pro, “Hay cosas que no tienen solución, y son las que más”.

    ResponderEliminar
  11. Hace solamente un año que soy un "okupa" de este barrio.
    Al principio, me costó ubicarme. Meses antes, era uno de esos que diambulaba por las noches buscando algun sitio donde te sirvieran copas a altas horas por este barrio.
    Luego me pasé a ser un sufridor que lo único que quería era salir a comprar una barra de pan y lo más que se encontraba eran rarísimas peluquerías( como si esto de cortase el pelo lo hiciera uno todos los días). Para alguien que viene de pueblo, como yo, es dificil pensar que para comprarte un tablón, o que te arreglen la pata de una mesa,tengas que coger no se cuantas lineas de metro durante no se cuantas paradas..... Muchas veces me pregunto donde se han llevado al carpintero del barrio.....

    Admito que la culpa es mia. Mía y de mi generación. Esta generación conformista, que sin valores, nos vamos siempre a lo más fácil,más cómodo y más barato,porque de alguna manera ha sido con lo que nosotros hemos crecido.Lo hemos tenido todo muy fácil.

    Entristece ver que hay cosas que cambian. Que La panadera ya no es tu psicóloga, ni el camarero tu cura.
    Que nuestros padres nos han pagado buenas carreras y yo por eso no voy a trabajar de cualquier cosa...

    Supongo, que este barrio se ha ido transformando al ritmo que nos hemos ido transformando y destrozando nosotros mismos.

    Que los pocos sitios que quedan, están aguantando como pueden,esperando a la jubilación, y que en su futuro estará lleno de ropa barata y música desquiziante.

    Pero parece ser que lo único,que sabemos hacer es consumir, y que el trato humano dejó de venderse en forma de cerveza hace mucho tiempo.

    aun así,disfruto en este barrio. Me enorgullece y me hace sentir un privilegiado, poder disfrutar de él cuando otros duermen la mona. Tomarme mis botellines en Casa Camacho sin que me importe estar sólo,ir a comer a casa Julio, aunque ahora esté cabreadísimo por quitar el cocido de los Viernes.
    y que la panadera me deje fiado el pan.

    Felicitarte a ti Romo XIII por tu blog, que me ha hecho y me hará, conocer tu ciudad, tu barrio y el lugar donde yo ahora vivo.

    Un saludo,
    Tu vecino (el del 5º)

    ResponderEliminar
  12. Hace tiempo que asisto preocupada al triste espectáculo de la pérdida de autenticidad de la ciudad... da lo mismo estar en Elche que el Bruselas, los centros de todas las ciuades son tan estándar que parecen hechos con moldes... En fin, espero que empecemos a valorar lo nuestro antes de que sea demasiado tarde. Lo que pasa en Triball es un intento desesperado por echar a las putas y creen que lo mejor es que circule gente. Yo tengo mis reservas al respecto, creo que para lo único que servirá es para que se cambien de sitio.

    ResponderEliminar
  13. Chiquillo muelles, para ser del sur y llevar tan sólo un año por acá, ya piensas como el que suscribe. Lo has dicho todo bien clarito y has reflejado el sentir de uno que añora el encanto de ese "Madriz" de hace unos cuantos años. Sigue visitando Casa Camacho, Casa Julio, Casa Paquita o Peluquería Álvarez, contribuirás a la no extinción de esos comercios añejos que refuerzan nuestra identidad.
    Seguiremos en contacto vecino.
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  14. Carmen, realmente las ciudades de casi todo el mundo están hechas hoy con con los mismos moldes. Por motivos laborales viajo, a veces, más de lo que quisiera. En Berlín, Londres, París, Praga o Budapest, veo las mismas tiendas de franquicia y a la gente con los mismos modelos en zapatillas, gafas, camisetas, etc.
    A mi entender, triBall pretende eso, estandarizar el barrio, americanizarlo, extranjerizarlo, creo que ni siquiera han pensado en las putas, por otra parte, integrantes del barrio desde antes que naciéramos nosotros y nuestros padres. Ahí siguen y seguirán aún con cámaras, tiendas chic y triBall por medio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar