16 de enero de 2009

Quinta de los Molinos

Situada en el barrio del Salvador, distrito de San Blas. Su nombre se debe a dos molinos de viento que se utilizaban para el riego y que aún siguen en pie. El parque de la Quinta de los Molinos fue en su origen una finca donada como regalo del Conde de Torrearias en 1920, al arquitecto alicantino Don César Cort Botí, profesor de Urbanismo, de la Escuela de Arquitectura y Concejal del Ayuntamiento, a cambio de la creación de un palacio para el Conde en la calle General Martínez Campos, de Madrid.

El núcleo inicial de la finca, en la zona situada al norte del camino de Trancos, fue un palacete construído en 1925 con marcada influencia de la llamada Secesión Vienesa y en especial, de la obra de Hoffman. Consta de tres plantas y cinco alturas, de unos 2200 metros cuadrados, con una torre central en la fachada principal y con sus muros de color rosa, dando la parte trasera a la calle Juan Ignacio Luca de Tena. 





También por estas fechas se realizó la Casa del Reloj de estilo más español y otras dependencias de carácter agrícola.
A partir de ahí, fue ampliando su superficie mediante diversas adquisiciones de terreno, hasta los años setenta en los que se llegó a alcanzar las 28,6 hectáreas de superficie.


El objetivo de Don César Cort fue recrear una finca de aspecto parecido a su lugar de origen, es decir, una finca agrícola del litoral mediterraneo, de ahí la presencia de cuadros de almendros, olivos y diversos elementos arquitectónicos como son los molinos. El agua para regar la finca era extraída mediante los citados molinos de viento, de pozos y manantiales subterraneos y después almacenada en albercas que también tenían una función decorativa.


Por esta finca circulaban dos modestos arroyos: El de Trancos al norte y el de la Quinta al sur. Cuenta también con una pequeña rosaleda, estanques de riego y un original pozo de ladrillo. Muchos caminos, dos molinos de viento, numerosas fuentes de distintas formas, arroyos, manantiales, un estanque y grutas, hacen de este parque, que esté considerado Jardín Histórico Artístico, así como Bien de Interés Cultural.


Para acceder a la Quinta pasamos por una entrada en forma de arco y unos edificios pequeños que se supone son para los encargados de la vigilancia y cuidado del parque.
Don César Cort muere en 1978, llegando los herederos a un acuerdo con el Ayuntamiento de Madrid en 1982, por el cual 21 hectáreas de la finca pasan a se zona verde de uso público y las 7 hectáreas restantes serán para construcción de viviendas. 

5 comentarios:

  1. Me encanta este parque, sobre todo en primavera. Cuando haga un artículo sobre él con los almendros pondr´ñe este artículo como referencia

    Vicente

    ResponderEliminar
  2. Hola Vicente, gracias por tus buenos propósitos.
    Realmente, primavera es la mejor época para visitarlo, pero no tenía ninguna foto de los almendros en floración.
    Si tienes un blog o una página, pásame el enlace para visitarlo y agregarte a mis enlaces.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Me pilla un poco lejos de casa. Quizas en verano lo visite, salu2

    ResponderEliminar
  4. Gracias por el enlace y enhorabuena por tu blog.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por el enlace, y enhorabuena por tu blog.
    Un saludo,

    ResponderEliminar